CALIDAD DEL AIRE EN VIVIENDAS AFECTADA

POR QUÍMICOS TÓXICOS EN MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN

www.eurekalert.org/pub_releases/2017-09/ssi-aqi090617.php

Findings could lead to healthier homes, especially for low-income groups living in subsidized housing

Silent Spring Institute, Newton, Mass. (September 12, 2017) –

Contacto De Comunicación Alexandra Goho goho@silentspring.org 617-332-4288 x232

La contaminación del aire interior puede ser un problema en muchas casas, incluso en edificios ecológicos. Gracias a un nuevo estudio innovador dirigido por el Instituto de Silent Spring, investigadores tienen una mejor idea de dónde provienen estos contaminantes — cuales provienen de qu í micos de materiales de construcción y cuales de art í culos personales que se introducen en nuestros hogares. Lo s hallazgos podrí an informar el desarrollo de nuevos est á ndares de construcció n ecol ógica y conducir a una vivienda m á s saludable, especialmente para las comunidades de bajos ingresos. (Los fondos para este proyecto fueron provistos por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU.).

"La mayor í a de los edificios no est á n dise ñados teniendo en cuenta la salud de las personas", dice la autora principal Robin Dodson, cient í fica de exposición ambiental en el Instituto de Silent Spring. "Sin embargo, la contaminación del aire interior puede conducir a una variedad de problemas de salud". Para identificar las principales fuentes de contaminación, ella y sus colegas colectar a n muestras de aire y polvo dentro de viviendas subsidiadas recientemente renovadas en la ciudad de Boston , antes y despu é s de que los residentes se mudan. Las unidades fueron renovadas para cumplir con ciertos est á ndares "verdes", principalmente en la eficiencia energ é tica. "Este es el primer estudio que examina los contaminantes del aire antes y despu é s de la ocupación, lo que nos permite centrarnos realmente en las fuentes ”.

La calidad del aire interior es una preocupación especialmente en las comunidades minoritarias y de bajos ingresos, ya que varios estudios muestran que los niveles de contaminantes en el interior frecuentemente son m á s altos en estos grupos en comparación con los hogares m ajor ingreso . "Muchos factores dan forma a las exposiciones ambientales para las familias de bajos ingresos que viven en viviendas multifamiliares", dice el coautor Gary Adamkiewicz de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud P ú blica. "Estas familias tambi é n est á n cargadas con tasas m á s altas de asma y otras enfermedades relacionadas con contaminantes ambientales. Este estudio ayuda entender los factores que dan forma a estas exposiciones".

E l 12 de septiembre en la revista Environment International, los investigadores probaron casi 100 productos qu í micos, incluidos ftalatos, retardadores de llama, pesticidas, antimicrobianos, fragancias, formaldeh í do y solventes clorados. La exposición a estos productos qu í micos se ha asociado con numerosos efectos en la salud, como trastornos hormonales, asma, trastornos reproductivos, cociente intelectual m á s bajo y c áncer.

Al comparar los niveles antes y despu és de la s viviendas , Dodson y sus colegas identificaron varios productos qu í micos que probablemente proven í an del edificio. Estos incluyen dos retardantes de llama: tris (1-cloro-2-propil) fosfato (TCIPP) y tris (1,3-dicloroisopropil) fosfato (TCDIPP). TCDIPP es un carcinógeno y se ha asociado con una disminución de la fertilidad en los hombres. Los investigadores sospechan que estos qu í micos pueden haber sido agregados al aislamiento t é rmico.

El equipo tambi é n encontró varios productos qu í micos provenientes del edificio que normalmente se encuentran en productos personal es . Estos incluyen los productos qu í micos bloqueador solar benzofenona (BP) y benzofenona-3 (BP-3), as í como ftalato de di-butilo (DBP), un producto qu í mico utilizado en el esmalte de uñas y perfumes. "Ciertamente no esper á bamos ver eso", dice Dodson. "Es posible que estos productos qu í micos se agreguen a pinturas o acabados para pisos".

Despu é s que se mudaron los residentes, la composición qu ímica del aire interior cambió. Hubo aumentos significativos en los niveles de triclos á n (un antimicrobiano que se encuentra en pasta de dientes y jabones), fragancias (que se encuentran en productos de limpieza y personal), ftalatos (que se agregan a productos de pl á stico, vinilo y cuidado personal) y otros retardantes de llama ( encontrado en muebles). Esto sugiere que los residentes, a trav é s de sus pertenencias personales y comportamientos, tambi é n tienen una gran influencia en el aire dentro de sus unidades.

Los investigadores detectaron varios productos qu í micos que han sido prohibidos o eliminados. Por ejemplo, los niveles del retardante de llama BDE 47 aumentaron despu é s de la ocupación. BDE 47 es un componente de una mezcla ign í fuga com ú nmente conocida como pentaBDE y se utilizó en los muebles antes de que fuera eliminada en 2005 debido a problemas de salud. Sin embargo, el producto qu í mico todav í a est á presente en muebles viejos o de segunda mano. Los plaguicidas propoxur y diazinon, prohibidos para uso residencial en 2007 y 2004 respectivamente, tambi é n se detectaron dentro de las unidades.

El formaldeh í do, un carcin ógeno, se detectó en todas las unidades y parec í a provenir tanto de los residentes como del edificio. Adem á s, todas las unidades ten í an formaldeh í do en niveles mas altos que los niveles de detecció n de riesgo establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA). Tambi é n se descubrió que varios otros productos qu í micos superan los niveles de detecció n.

"Estos resultados son extremadamente informativos", dice John Kane, Coordinador Senior del Programa de la Autoridad de Vivienda de Boston. "Nos comprometemos a crear viviendas que no solo sean seguras y asequibles, sino tambi é n saludables, y este estudio ayudar á a respaldar nuestros esfuerzos para lograr ese objetivo". Dodson dice que los hallazgos podr í an conducir a nuevas estrategias para mejorar la calidad del aire en viviendas de bajos ingresos y otros desarrollos de vivienda . Por ejemplo, personas pueden ayudar a reducir sus exposiciones utilizando productos sin fragancias y otros ingredientes dañinos. "Pero la responsabilidad no deber í a estar en ellos", dice Dodson. "Las personas que viven en viviendas p ú blicas no tienen control sobre su edificio, y sabemos por este estudio que el edificio es una fuente importante de exposición a productos qu í micos nocivos".

Ella dice que los est á ndares de construcción verde deber í an ampliarse para incluir productos qu í micos peligrosos. Esto es especialmente importante en tiempos de crisis, como despu é s de un desastre natural como el hurac án Harvey, cuando reconstruyen muchas casas nuevas. "Debemos utilizar estas oportunidades para hacer las cosas bien desde la primera vez, utilizando materiales m á s seguros y saludables que no enfermen a las personas".

*************************************************************************************

Para consejos sobre cómo reducir la exposición a qu ímicos da ñinos en el hogar, descargue https://silentspring.org/detoxme/ Aplicació n m ó vil gratuita de Silent Spring para una vida m á s saludable.

En Español: https://silentspring.org/detoxme/index_es.html

Acerca de l Institut o de Silent Spring: Institut o de Silent Spring, en Newton, Massachusetts, es una organizaci ón de investigación cient í fica dedicada a comprender los v í nculos entre los productos qu í micos en nuestros entornos cotidianos y la salud humana, con un enfoque en el c á ncer de mama. Fundado en 1994, el Instituto est á desarrollando tecnolog í as innovadoras para acelerar la transición hacia productos qu ímicos más seguros y tiempo traducir la ciencia en pol í ticas que protegen la salud. Para m á s informació n visite http://www.silentspring.org .

ESTA HOJA DE INFORMACION FUE HECHO POR TOXICS INFORMATION PROJECT (TIP)

Providence, RI. Contacto: Liberty Goodwin, Directora de TIP, 401-351-9193,

E-Mail: liberty@toxicsinfo.org , Pagina de Web: www.toxicsinfo.org


Toxics Information Project (TIP)
P.O. Box 40441, Providence, RI 02940
Tel. 401-351-9193
E-Mail: TIP@toxicsinfo.org
Website: www.toxicsinfo.org